Para muchos de nosotros, Twitter es la red social que facilita el compartir y enterarnos de la forma más rápida lo que pasa a nuestro alrededor. Conecta comunidades locales y precipita conversaciones urgentes, distribuye información vital y energiza a movimientos en todo el mundo. Sin embargo, Twitter, Inc. está bajo la seria amenaza de ser vendido y de traicionar a sus usuarios.

El periódico Wall Street cree que la compañía es un fracaso porque no está aportando beneficios suficientes a los accionistas, por lo que una crisis se ha venido solidificando a lo largo de los ùltimos meses, por lo que deben actuar de la manera más eficaz para contrarrestar dicha situación.

La compañía está apuntando hacia una mayor participación de los medios publicitarios en el mundo, pues requieren una mayor exposición de la misma para que pueda atraer a más usuarios y así generar en cierta medida las regalías necesarias para continuar adelante, pero para ello, hay que realizar un estudio enfocado en la nueva tendencia que hace incluso, que las mismas redes sociales se replanteen sus modelos operativos.

Hay una tendencia creciente a construir un internet más participativo y cooperativo, como parte de un movimiento de plataformas cooperativistas que está atrayendo a individuos, negocios y ciudades de todo el mundo. No todo en la red tiene que funcionar como Google o Facebook. La descentralización y la involucración de los usuarios serían elementos claves de un internet futuro un internet de la gente, por la gente y para la gente.