Ante la crisis asiática y los requerimientos del futuro presidente de los Estados Unidos, muchos de los grandes fabricantes han decidido trasladar sus fábricas a este país y la propuesta ha llegado al gigante Apple, pero las implicaciones si esta marca acepta tal decisión afectaría indudablemente los precios de los dispositivos que comercializan.

Como represalia inminente, el entrante gobierno piensa imponer el 45% de aranceles a los productos fabricados en el exterior y comercializados en el paìs, pero la situaciòn que plantean de traer esas fàbricas allì, aumentarán los costos significativamente, aproximadamente en unos $50 USD por producto, razòn por la que esta fábrica se opone ante este hecho, pues los costos se incrementarían debido a que en un mismo territorio no podrían conseguirse todos los insumos requeridos para tales artefactos y la generación de empleo no sería igual a la que se presentò en China con 960.000 empleos.

Finalmente, si Apple acepta esta oferta seguramente incrementarán los costos para los usuarios finales y no sabemos si esa situación sea tomada de la mejor forma, solo sabremos esto el próximo año